MISIÓN

Porque de tal manera amó Dios al mundo...

Juan 3:16

Nuestra pasión, meta y mandato es traer el evangelio completo de nuestro Señor Jesucristo a las cuatro puntas de la isla de Puerto Rico. 


Utilizamos música de alabanza, dramas y lectura de la palabra de Dios con el fin de traer al oyente a un mejor entendimiento de lo que es tener una relación intima y personal con el Salvador.


Juan 3:16 dice:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 


Muchos tienen un entendimiento erróneo de que con el simple hecho de creer en Jesús, ya obtuvieron vida eterna con El. Es erróneo porque nosotros podemos crear una falsa imagen de Dios en nuestros corazones, y llamar a esta imagen: Jesús. 


Isaias 40:18 dice:

¿A qué, pues, haréis semejante a Dios, o que imagen le compondréis?


Cuando no leemos la palabra de Dios, no conocemos el verdadero Dios, y en substitución nos dejamos llevar por puro sentimiento espiritual y/o religion cultural. 


Mateo 7:21 dice: 

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos...


Jesús aquí nos enseña que no todo aquél que hace actos religiosos entrará a su reino...


...sino el que hace lo voluntad de mi padre que está en los cielos.


¿Quién hace la voluntad del padre?

El que lo ama. 


¿Quién lo ama?

El que lo conoce.


¿Quién lo conoce? 

El que lee la palabra de Dios.


Juan 1:1 dice:

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 


Allí vemos que Jesús se proclama a sí mismo el Verbo de Dios (la Palabra). 


Juan 1:14 dice: 

Y aquél Verbo fué hecho carne, y habitó entre nosotros. 


Vemos en las escrituras que Jesús reafirma que él es la Palabra encarnada que habitó entre nosotros.


Esto hace indispensable la lectura diaria de la Palabra


Juan 6:51 dice:

Yo soy el pan vivo que desciende de cielo... 


Jesús no solamente se proclama a sí mismo el Verbo, sino también el pan que desciende del cielo (Juan 6:50). 


Lo anterior indica que la Palabra de Dios, que es Jesús, es nuestro pan espiritual de cada día, y por ende, debemos leerla todos los días. 





Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su [Verbo, su Palabra], para que todo aquél que cree en [la Palabra de Dios, que es Cristo], no se pierda mas tenga vida eterna. 

--basado en Juan 1:1, Juan 1:14 y Juan 3:16